5 MOTIVOS PARA VISITAR NIZA

EL CLIMA PERFECTO

01
Las suaves brisas mediterráneas que la acarician y su clima dulce y templado contribuyen a alimentar el encanto de la ciudad más chic de la Costa Azul. Las temperaturas agradables, con inviernos extremadamente suaves, la convierten en un destino apreciado en cualquier momento del año. El mar azul se puede disfrutar desde primavera hasta los inicios del otoño, desde las playas o en exclusivos yates que dibujan el horizonte.

NOBLEZA, CULTURA Y ARTE

02
La historia de Niza tiene raíces antiguas, pero viéndose alrededor la ciudad expresa el encanto de la Belle Epoque, constelada por edificios y castillos, moradas de aristocráticos y burgueses que venían a invernar aquí. La luz de Niza enfermó a Matisse, que con la ciudad estrechó un lazo de amor que duró hasta su muerte. Pero no fue solo el artista quien quedó encantado de la atmósfera aristocrática y relajada de esta joya. Los numerosos museos y la cantidad de galerías testimonian la atención que los más grandes protagonistas del arte reservaban a la ciudad; cómo no pensar en las colecciones conservadas en el Museo Matisse, en el Chagall, en las obras maestras del MAMAC y a la famosa Escuela de Niza: después de París, de hecho, es la ciudad con más museos y galerías de Francia.

EVENTOS Y MUNDANIDAD

03
El evento colofón de la ciudad es el Carnaval: por dos semanas en el mese de febrero en Niza comienza la fiesta, con desfiles de carrozas alegóricas y batallas de flores que atraen visitantes de todo el mundo. Pero la agenda nizarda es rica y abarca el año entero. En junio tiene lugar el Ironman, uno de los eventos deportivos más conocidos en el mundo. Si tenéis la fortuna de coincidir en verano, son imperdibles el Niza Jazz Festival y la Crazy Week. En invierno, la mágica atmósfera navideña no escatima tampoco la ciudad besada por el sol: diciembre es mes de la Aldea Navideña, con un calendario de eventos riquísimo ligado a las festividades.

LIFESTYLE NIZARDO

04
La joie de vivre de la Perla de la Costa Azul es un estilo de vida. La ciudad tiene una mundanidad relajada, hecha de caminatas en el paseo marítimo citadino, de aperitivos saboreados en los locales trendy, de fiestas que animan la noche de los clubes más famosos. Flota una atmósfera sofisticada y hasta el mercado de Cours Saleya tiene un alma compuesta: los puestos aparecen como boutiques a cielo abierto, pegadas una a la otra como muchas obras de arte. Desde las terrazas, los cafés y desde los restaurantes podéis degustar de todas las especialidades del lugar, con una extraordinaria vista sobre la bahía.

OASIS DE PAZ

05
Mirando las estadísticas, Niza es una de las ciudades más cuidadosas con el tema de la eco-sostenibilidad. Un proyecto ambicioso la mete en lista para convertirse en la Ciudad Verde del Mediterráneo. Un paisaje natural todavía intacto, un trecho de costa marina encantador, la característica arquitectura con calles y veredas sobre las cuales se abren tranquilas placitas, hacen de Niza un paraíso de quietud donde encontrar tranquilidad y paz. El pulmón verde de la ciudad es Promenade du Paillon, el parque urbano que cubre el río, un oasis vegetal en pleno centro citadino donde reponerse.